fbpx

¿Qué Función tiene la Materia en la Evolución de los Seres Humanos?

¿Qué Función tiene la Materia en la Evolución de los Seres Humanos?

 

 

 

La Vida como una “bola de nieve” viene acumulando propiedades en forma permanente, y en la medida de su avance y expansión, se va haciendo más compleja; pero dentro de ella es indiscutible que individual y colectivamente la impronta es la Evolución. A mediados del siglo XX surge una disciplina y ciencia para la humanidad descubierta por los estudiosos e investigadores Profesor José Tomás Zeberio y Dorotea Büttner-Zeberio: La Antropología Energética; ella ensambla Ciencia y Espiritualidad, Materia y Mente/Espíritu con explicaciones metódicas, sistemáticas, objetivas e indiscutiblemente técnicas. Estudiando esta nueva ciencia y aplicándola, podemos encontrar las respuestas a las continuas y permanentes preguntas que siempre nos hemos hecho. Estamos obligados a evolucionar y ello lo marca el diseño mismo de nuestro Ser, la forma como hemos sido ideados desde el origen y progresivamente hasta hoy. Somos la ‘esencia energética de la vida’; pero desde nuestra génesis hemos sido colocados dentro de un envase de materia biológica.

 

¿Porqué?

 

La materia tiene que ser muy importante para que el Creador nos inserte dentro de ella, como primer plano de evolución,  indicándonos que para avanzar a un plano superior debemos superarla. Cada una de las estructuras que forman parte de nuestro Ser fueron gestadas rodeadas de materia, en el centro mismo de nuestro planeta la Tierra. Luego, cada una de ellas tuvo que recorrer más de 6400 km para acceder a la corteza terrestre, atravesando como orugas los distintos estratos de materia, experimentándola en continua fricción.

 

 

 

 

Más tarde, ya en la superficie, estas estructuras, formando un equipo indisoluble, fueron implantadas dentro de cápsulas de materia biológica, para experimentar gradualmente variadísimas formas de vida (ver láminas de escala animal) en un movimiento mecánico y preciso; y de cada una, se fueron extrayendo y sumando cualidades, y estas a su vez fueron potencializando a un Cúmulo Energético, que como expresamos más arriba, es la esencia energética de Vida, que somos cada uno de nosotros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este primer adelanto fue dirigido por codificaciones cósmicas pertenecientes a cada una de las especies, enseñándonos como recoger, en forma automática, las sustancias que nos fueron dando los movimientos elementales de la vida.

Al alcanzar matemáticamente un determinado potencial energético, primero de organismos unicelulares, luego pluricelulares, fungí, plantas y animales, donde aprendimos variadas formas de como alimentarnos, reproducirnos, conservar la vida, renovar nuestro cuerpo y mente, fuimos cambiando y superando especies, hasta obtener la forma material rudimentaria y primitiva de Ser Humano (especie Homo) Aquí al haber adquirido un determinado potencial heredado de la vida animal, la madre Naturaleza nos fue entregando nuevas estructuras energéticas, herramientas para que podamos asimilar todos los atributos trabajados anteriormente en las especies de animales.

Apoyándonos en ellas aprendimos a desarrollarnos en comunidades, a comunicarnos mediante la fonación y el lenguaje, a poder seleccionar los alimentos, a movernos forzosamente dentro de leyes de convivencia y con determinados parámetros de conducta, etc.

Gradualmente, paso a paso ese Cúmulo de Energías Vitales, fue creciendo en potencial al ir trabajando con la Psicología de la Biología del cuerpo, despertándonos en consciencia (progresando desde el sub-inconsciente, inconsciente, sub-consciente y consciente) y al trabajo y movimiento del cuerpo, que también evoluciono, agilizando y sutilizando los componentes de su materialidad, convirtiéndonos ya en un pleno Ser Humano.

El despertar de la consciencia nos da cuenta que somos vida, que pensamos, que cada acción deja huella. Luego buscamos saber qué es la vida, quienes somos, cuál es nuestra finalidad, los para qué y los porqués, etc.

A través de la Paleontología podemos ver que la máxima expresión en la evolución de la materia está expresada hoy en los cuerpos del Homo Sapiens Sapiens, (ver lámina Evolución de los Cuerpos) y ese cuerpo es nuestro cuerpo; por lo tanto, si quiero saber cuál es el aporte de la materia en nuestra evolución, estudiémosla en nosotros mismos. Podemos afirmar que tenemos un cuerpo compuesto de materia biológica, perfectamente hecho y elaborado, con sus órganos y sistemas; quizá algunos podemos creer que eso es todo lo que poseemos y nada más…

 

Evolución de los Cuerpos

 

 

 

 

Los Biólogos Moleculares afirman actualmente que un cuerpo biológico humano está formado por 50 trillones de células (5018) individuales que trabajan ordenadamente, especializándose en órganos, aparatos y sistemas complejos; cada uno en un sector de la estructura cuerpo, con un trabajo y personalidad definida y el conjunto funciona en cooperación y armonía. Son 50 trillones de células individuales mancomunadas y que cooperativamente conforman una comunidad y esa comunidad es la cápsula que nos contiene, es nuestro Cuerpo Biológico.

Al ver tal maravilla surge una pregunta ¿Quién le enseñó a esas células, órganos y sistemas su movimiento particular, integrado a un conjunto y en total, armonía…? Y aquí intuitivamente nos damos cuenta de que hay algo que está más allá de nosotros mismos.

La Antropología Energética nos explica que las células biológicas vienen acompañadas por células incorpóreas, que son “su alma” y que han sido codificadas por energías cósmicas para dirigir, organizar y conducir a los cuerpos biológicos hacia un propósito.
Por ello vemos que el cuerpo puede actuar sin la intervención de la Mente/Espíritu del Ser Humano, porque cada sector posee su propia psicología e inteligencia y su propia mente o alma.

La Mente/Espíritu del ser humano no sabría cómo dirigir semejante complejidad, y si con su potencia se introduce en el cuerpo biológico invadiendo o imponiendo, obstaculiza el libre desempeño del sector, provocando desequilibrios, perturbaciones y somatizaciones.

Estas células incorpóreas con sus codificaciones están presentes desde el inicio de la gestación de un ser humano, dirigen la formación de un cuerpo biológico, le indican a cada órgano y sistema su ubicación, su labor y psicología para actuar.

O sea que estamos frente a una estructura inmaterial codificada por energías cósmicas determinadas, hermanadas al cuerpo de la materia y a su vez tienen su propia inteligencia. Sumado a todo ello, poseen memoria de conocimientos y experiencias adquiridas anteriormente, por el hecho de haber integrado y actuado en otros cuerpos. En su origen, en cuerpos muy simples y gradualmente en otros más complejos. (vida vegetal– insectos → vida animal → vida humana) A esta segunda estructura incorpórea la llamamos Cuerpo Energético Codificado, dado que contiene todas las codificaciones psicológicas de la biología.

 

Ahora vemos y entendemos que un cuerpo está formado por dos fases:

  •  Una compuesta de materia biológica especializada que vemos y
    tocamos.
  • Y la otra inmaterial, de células incorpóreas con memoria que dan
    forma, vida y contenido psicológico al movimiento de la biología
    a través de codificaciones cósmicas determinadas.
  • Y una tercera estructura: Mente/Espíritu que somos nosotros, cuya
    función y sentido lo explicamos más adelante

 

 

 

 

 

 

Aquí nos damos cuenta que no somos solo materia, estamos unidos a un cúmulo de energías que evoluciona (Mente/Espíritu) hacia
una trascendencia superior; y que para evolucionar en la Tierra nos han introducido dentro de las estructuras corpóreas descriptas. Y al razonar deducimos que este encierro dentro de la materia tiene que derivar hacia un necesario aprendizaje del magnífico contenido que ella posee.

El cuerpo con la Psicología de la Biología, a través de su inteligencia, que llamamos Alma, es la que imprime en una membrana  llamada Cromosoma Energético, una determinada acción positiva. (ver arriba lámina Mente/Espíritu y a cont. Cromosoma
Energético) Y en esa membrana quedan ensambladas las vibraciones del accionar del cuerpo y de la mente.

 

 

 

 

 

 

Cada acción antes de ser grabada por el Cromosoma Energético, pasa por un filtro y ese filtro mide la integridad y pureza del hecho. Y ese filtro se llama Moral. Si en la gestión existió especulación, vanidad, envidia, etc. no se imprime nada en la membrana Cromosoma Energético (caja de valores del Ser Humano), solo queda como memoria en la inteligencia del cuerpo o Alma. En síntesis, la materia, que es Cuerpo Biológico, es la que trabaja y desarrolla evolución inducida por la Mente/Espíritu. Y digo inducida porque la Mente/Espíritu somos cada uno de nosotros; y en la medida de nuestro avance, somos nosotros los que conducimos al cuerpo,
porque aprendimos de él, porque luego lo igualamos y ahora siendo su conductor, deseamos superarlo para poder, como es Ley, ir ascendiendo a planos superiores.

 

¿Cómo evolucionamos?

 

  • Evolucionamos a través del Cuerpo, no a través de la Mente/Espíritu. El Espíritu es el que recoge y acumula todas las
    acciones positivas trabajadas por la Psicología de la Biología del cuerpo, y esto ocurre luego de concluido cada ciclo de vida del ser humano, a partir de la muerte del cuerpo biológico.
  • Evolucionamos si limpiamos nuestro cuerpo de todo aquello que no nos pertenece y esconde nuestra verdadera personalidad y que está en nosotros por herencia recibida o porque lo adoptamos como hábito y/o costumbre: Bloqueos Energéticos.
  • Evolucionamos al elevar las frecuencias vibracionales de las células codificadas de la Psicología de la Biología o sea de la
    materia, incorporando valores superiores a las que posee.
  • Evolucionamos suplantando las acciones instintivas y mecánicas por otras de racionalidad superadora.
  • Evolucionamos buscando “belleza” en cada acción de vida.

 

Agradezcamos al Dios Creador o Fuerza Fundamental Unificadora,
(definición actual de la ciencia) por ser VIDA y poseedora en
potencia del Universo.

¡A CONQUISTARLO…!

RUAN-Arq. José Luis Porta – Neuquén 2020

 

 

 

 

 

 

 

Abrir chat
Hola, ¿ en que podemos ayudarte ?
Hola, ¿ te interesaría conocer esta nueva materia : Antropología Energética ?