fbpx

La Importancia del Cuerpo para la Evolución

Cómo se supera la materia.

Las células clirosomáticas* tienen una sensibilidad intrínseca que deber ser explorada y satisfecha para nuestro propio desarrollo. Esto lo logramos a través de una mejor alimentación, de visitar ambientes puros, silenciosos, y buenas compañías.

En principio comenzamos a superar las frecuencias de la materia cuando aumentamos la consciencia en nuestro cuerpo, cuando comenzamos a seleccionar lo que es bueno para nosotros de lo que no lo es, cuando logramos ser asertivos y decir que si cuando es si y decir que no cuando es no.

Cuando comenzamos a reconocer que mecanismos subconscientes nos impiden estar en armonía con nosotros mismos y el entorno, con nosotros mismos y la Creación. A estos mecanismos, a estos patrones de conducta heredados -que se ubican en la célula materna llamada * “Semater”, hay que reconocerlos para saber que hay que adaptar o que nuevo mecanismo generar.

Allí comenzamos a darle importancia a esa sensibilidad de las células clirosomáticas; Porque dentro de esa sensibilidad está nuestra capacidad de explorarlas hasta el núcleo, de ir obteniendo información extra a partir de ellas que nos permita avanzar.

Y recordando, que es la materia la que activa la energía y no al revés, creándose luego un círculo virtuoso de creación de energía incorpórea de más calidad, que a su vez requerirá de información energética de más frecuencia.

Quizás la superación de la materia no sea solo con el intelecto y sí con la consciencia de nuestro cuerpo, con la intuición y con el corazón para ir desarrollando una percepción propia del lugar donde vivimos, de las personas con quienes interactuamos, de los resultados que logramos, para poder estar en definitiva más ubicados.

Me refiero a la consciencia de nuestro cuerpo, por ejemplo, en función de lo descripto en los Planos de Elaboración.

  • Gustos
  • Instintos
  • Necesidades
  • Sensaciones

Temas que, sino comenzamos a accionar y desarrollar, exigirán de una energía extra del sistema para ordenarse.

Muchas veces lo intelectual, un exceso de intelecto, así como estar desubicados en relación al valor de la materia, también nos puede sumergir también en un desorden interior.

Quizás el amor incondicional por uno mismo y por todo ese equipo de energías que nos constituyen, es el principio. ¿Cómo es posible superar los valores de frecuencia de la materia, si por ejemplo alguien se mira desnudo en el espejo y odia su cuerpo?  ¿No es el amor incondicional con nosotros mismos el principio de solución?

Muchas veces he escuchado a personas que dicen tenerlo todo, vestidor con cantidad de ropa y zapatos, dinero, hijos sanos, marido/esposa, autos… y sin embargo son incapaces de mirarse desnudos al espejo, incapaces de enfrentarse con ellos mismos. Ni siquiera se reconocen a sí mismos.

La materia también somos nosotros en este plano. Y lo diferencio un poco de la ambición por poseer bienes materiales, oro, casas, dinero. Ya que esto lo considero lícito y no alejado de lo espiritual. ¿Acaso no es la forma y no son los medios que nos permitirán hacer cosas, desarrollarnos, valorizarnos y proveernos de lo mejor que me merecemos?

En este punto es donde ‘espiritualizar la materia o materializar el espíritu’ comienza a funcionar como el filo de una navaja. Y para no cortarse hay que permanecer conscientes.

La materia son los afectos, es el dinero, son los libros; lo espiritual es lo que obtenemos de trabajar con eso, es el resultado.

Finalmente lo que digo es que para mí en principio, superar la materia comienza con el trabajo conmigo mismo, y el resultado de ese trabajo lo expresa el resultado de la relación armónica entre el cuerpo y la mente, donde todo debe permanecer en equilibrio. El equilibrio es individual y resultante de la experiencia propia.

Las personas se conocen a sí mismas

 en la medida que conocen el mundo,

Se conocen a sí mismas

 solo dentro del mundo,

Y conocen el mundo

 dentro de sí mismas.

Cualquier objeto bien contemplado,

abre un nuevo órgano de percepción en nosotros.

Goethe

*Células Clirosomáticas: células energéticas rectoras de las células codificadas que dan forma y función a un cuerpo.
Ensamblan la parte cósmica con la biológica. Gracias a ellas  el cuerpo tiene una  forma determinada.
* : sustancia de gasificación magnética proveniente de la madre. Se ubica en la zona cráneo-frontal. Allí se fijan los hologramas simples de la madre que portan en sí el conocimiento y la memoria (visual y auditiva)

 

Texto basado en Las Leyes Cósmicas y la Evolución Consciente Vol. I. y Las Leyes Cósmicas y la Psicología de la Biología, Vol. II. de J. Tomás Zeberio y Dorotea Büttner-Zeberio.

Arq. Ruan Porta

Director del Instituto de Antropología Energética del Comahue

Neuquén, agosto 2020

NUESTRA LIBRERÍA

 

Abrir chat
Hola, ¿ en que podemos ayudarte ?
Hola, ¿ te interesaría conocer esta nueva materia : Antropología Energética ?